PDF

Tipo
Heroes 2007-2014
Introducción

Adoptado.

Pincha la foto para ver su historia...

A Misae y Simchan los vimos andando solos por la autovía, cerca de plaza mayor. Era el mes de Julio a medio día, hacía un calor terrible, y ahí iban los dos, la madre andaba lenta y cansada y el hijo detrás un poco mas fuerte que la madre pero muerto de miedo. Mi marido y yo nos dirigíamos a M álaga y cuando los vimos  paramos para cogerlos.  Ellos al vernos se asustaron y tuvimos que desistir por el peligro que corrían con tanto tráfico. Nos sentimos muy tristes por no poder hacer nada por ellos.

Un mes después pasando por Churriana los volví a ver, estaban descansando en un jardín al lado de la carretera, me alegré muchísimo y aunque estaban al lado de la carretera veía mas posibilidades de cogerlos. Primero me acerque despacio y  les puse comida, la madre enseguida se dió cuenta de que la quería ayudar y empezó a colaborar acercándose a mi y dejándose acariciar pero el hijo estaba asalvajado y no había forma de poder tocarlo.
Pronto se acercó una chica para ayudarme y me contó que ya llevaban varios días en esos jardines y ella les había dado comida, la chica acercó su coche y abrió la puerta invitándolos a entrar, la madre entró enseguida muy tranquila llamando al hijo para que hiciera lo mismo, pero el hijo se alejó sin perder de vista a su madre, mientras la madre lo llamaba y le regañaba diciéndole que entrara en el coche, el no hacia caso, estaba demasiado asustado. Un poco mas tarde llamé a mi amiga Ana que llegó con sus hijas y traían una lata de carne para el perrito, se la pusimos en el suelo para engañarlo, y eso fue lo mas gracioso, se acerco a ella y cuando intentamos cogerlo nos quitó la lata y salió corriendo, es listísimo.
Así que tuvimos que echarle paciencia y sacamos a su madre del coche y empezamos andar, él nos seguía sin perder de vista a su madre, nos dirigimos a casa de mi amiga.
Después de cuatro horas, y la insistencia de la madre que lo estaba esperando en el porche de la casa por fin al anochecer entró, después no fue tarea fácil , al estar salvaje no había quien lo pudiera tocar sin recibir un mordisco.
Las niñas de mi amiga se encargaron de ponerles el nombre, ellas lo pensaron muy bien antes de elegirlos y según el comportamiento de los dos el nombre mas adecuado era Misae y Simchan  porque les recordaba los dibujitos animados que estaban viendo en esos días.
Ya en el  Refugio la madre tuvo el trabajo de educarlo, ella sabía desde el primer momento  que estaban salvados y se lo fue transmitiendo a su hijo con mucha paciencia. Ella sigue protegiéndolo como si fuese un bebe y el se pasa el tiempo haciendo travesuras, madre e hijo son inseparables .
Un día  un hombre visitó nuestro Refugio cuando vio a Misae y Simchan  nos dijo que los conocía que los había visto muchas veces por los chiringuitos de la playa buscando comida la ultima vez que los vio eran la madre y siete hijos  con dos meses aproximadamente, cuando yo los encontré Simchan tenia cuatro o cinco meses y su madre menos de un año y medio.
Ahora viven en el  Refugio con nosotros y son muy felices, han tenido la suerte de ser apadrinados los dos por la misma familia con la intención de adoptarlos cuando puedan.
Los hacemos héroes del mes, a la madre por ser tan valiente y luchar por sus hijos aunque al final solo pudo Salvar a uno y al hijo por lo que le toco sufrir siendo tan pequeño. 

Homenaje a Willem Lodder

       

Podencos

 

Memorias de Kitin

 

Veterinarios

 


Héroes

 

Identifica

Actividades