PDF

Tipo
Heroes 2007-2014
Introducción

Pincha la foto para ver su historia...

La primera vez que ví a Perdi era un cachorrito precioso, fue un Domingo cuando mi marido y yo nos dirigíamos a nuestro refugio. Era el día ocho de Enero, dos días después de Reyes de 2006. Estaba lloviendo mucho y el perrito estaba en una curva de la carretera muy cerca de nuestro Refugio, lo que mas nos extraño fué que a pesar de lo que estaba lloviendo, el perro estaba seco.

No tenía ni unas gotas de agua de lluvia encima,  parecía que lo acababan de dejar allí, intentamos cogerlo pero fué imposible debido a lo peligroso que es el sitio, le dejamos comida y agua. No comió ya que no tenía hambre, lo único que tenía era miedo, mucho miedo.
Todos los días pasamos por esa carretera buscándolo pero sólo lo vimos cinco o seis veces durante varios meses cada vez mas delgado y deteriorado. Aparecía por la noche siempre en el mismo sitio esperando seguro al que lo abandonó. Ninguna de las veces pudimos cogerlo cada vez tenia mas miedo.

Por fín una tarde de septiembre de 2006  lo vi en el mismo sitio, pare mi coche, me acerqué a él y empecé a hablarle y acariciarle y por sorpresa se dejo, estaba muy delgado era todo piel y huesos. Estaba llenito de garrapatas, no podía andar. Intenté meterlo en mi coche y no podía porque el es un perro grande y su cuerpo estaba medio muerto y cada vez que lo intentaba se me caía al suelo,  los coches pasaban y nadie se paraba para ayudarme.

Tuve que llamar a mi marido por teléfono, todo el tiempo que tardó lo pasé muy mal porque creía que Perdi se moría sin poder hacer nada por el. Cuando llegó mi marido enseguida lo cogió en brazos y lo llevamos al Refugio. Llamamos al veterinario, y mientras que venía, le estuvimos quitando todas  las garrapatas que tenía sobre su cuerpo, que lo habían dejado sin sangre, no tenia glóbulos rojos, la analítica era grave. Parecía que no iba a pasar de esa noche, pero el tenía ganas de vivir.

Le di potito de bebe y se comió un poquito y así  empezó a comer cada día  un poquito mas hasta comer gran cantidad de carne roja y lentejas con verduras. Le poníamos todos los días aceite Jonson en la piel porque no tenía pelo y la piel la tenia muy mal. El se dejaba que le hiciéramos todo, bañarse, ponerle inyecciones, pastillas, todo.. no se quejaba por nada, su recuperación ha tardado varios meses.

Ahora es un perro guapísimo como cuando lo ví  la primera vez. Es muy bueno y súper cariñoso, lo queremos mucho porque ha sido muy penoso sacarlo adelante. Ahora nos toca a nosotros buscarle una buena familia que lo quiera y lo cuide como él se merece, por haber luchado tanto por vivir. Mi marido le puso el nombre de Perdi porque cuando lo cogió en brazos la primera vez dijo: "que lástima parece un niño perdido, es un niño perdido"

Homenaje a Willem Lodder

       

Podencos

 

Memorias de Kitin

 

Veterinarios

 


Héroes

 

Identifica

Actividades